¿Qué Significa “coram Deo”?

Por RC SPROUL

Nunca la olvidaré a mama delante de mí, con las manos en equilibrio sobre sus caderas, sus ojos mirando como brasas de fuego y diciendo en voz estentórea, “¿Cuál es la gran idea, joven?”

Instintivamente sabía que mi madre no me estaba hacían una pregunta abstracta acerca de teoría. Su pregunta no era una pregunta en absoluto, era una acusación velada. Sus palabras fueron traducidas fácilmente para decir, “¿Por qué están haciendo lo que están haciendo?” Ella me estaba desafiando a justificar mi comportamiento con una idea válida. Yo no tenía ninguna.

Recientemente un amigo me hizo con toda seriedad la misma pregunta. Él preguntó: “¿Cuál es la gran idea de la vida cristiana?” Estaba interesado en el objetivo primordial y último de la vida cristiana.

Para responder a su pregunta, me caí de nuevo en la prerrogativa del teólogo y le di un término latino. Yo dije: “La gran idea de la vida cristiana es coram Deo. Coram Deo captura la esencia de la vida cristiana.”

Esta frase, literalmente, se refiere a algo que se lleva a cabo en la presencia de, o ante la presencia de Dios. Vivir coram Deo es vivir toda la vida en la presencia de Dios, bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios.

Vivir coram Deo es vivir toda la vida en la presencia de Dios, bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios. —R.C. Sproul

Vivir en la presencia de Dios es entender que todo lo que estamos haciendo y donde lo estamos haciendo, estamos actuando bajo la mirada de Dios. Dios es omnipresente. No existe un lugar tan remoto que pueda escapar a su mirada penetrante.

Estar al tanto de la presencia de Dios es también estar muy consciente de Su soberanía. La experiencia uniforme de los santos es reconocer que si Dios es Dios, entonces Él es realmente soberano. Cuando Saulo se encontró con la gloria refulgente de Cristo resucitado en el camino a Damasco, la pregunta inmediata fue: “¿Quién eres, Señor?” No estaba seguro de que estaba hablando con él, pero sabía que quienquiera que fuese, estaba sin duda soberanamente sobre él.

Vivir bajo la soberanía divina implica algo más que una sumisión reacia a la soberanía absoluta que está motivada por el temor al castigo. Se trata de reconocer que no hay una meta más alta que ofrece el honor a Dios. Nuestras vidas deben ser sacrificios vivos, oblaciones ofrecidas en un espíritu de adoración y gratitud.

Vivir toda la vida coram Deo es vivir una vida de integridad. Es una vida de plenitud, que encuentra su unidad y coherencia en la majestad de Dios. Una vida fragmentada es una vida de desintegración. Se caracteriza por la inconsistencia, la falta de armonía, confusión, conflicto, contradicción y caos.

El cristiano que compartimenta su vida en dos secciones de lo religioso y no religioso no ha logrado comprender la gran idea. La gran idea es que toda la vida es religioso o nada de la vida es religiosa. Dividir la vida entre lo religioso y no religioso en sí es un sacrilegio.

Esto significa que si una persona cumple su vocación como un fabricante de acero, abogado, o ama de casa coram Deo, entonces esa persona está actuando cada pedacito tan religiosamente como un evangelista ganando almas quien cumple su vocación. Esto significa que David era tan religioso cuando obedeció el llamado de Dios para ser un pastor como lo era cuando él fue ungido con la gracia especial de la realeza. Esto quiere decir que Jesús era tan religioso cuando trabajaba en el taller de su padre carpintero como lo fue en el Jardín de Getsemaní.

La integridad se encuentra donde hombres y mujeres viven sus vidas en un modelo de consistencia. Es un modelo que funciona de la misma forma básica en la iglesia y fuera de la iglesia. Es una vida que está abierta delante de Dios. Es una vida en la que todo lo que se hace, se hace como para el Señor. Es una vida vivida por principio, no conveniencia; por humildad ante Dios, no en desafío. Es una vida vivida bajo la tutela de la conciencia que está presa por la Palabra de Dios.

Coram Deo… ante el rostro de Dios. Esa es la gran idea. Junto a esta idea nuestras otras metas y ambiciones se vuelven en meras trivialidades.

Tomado del blog de Ligonier

Redefiniendo la ruta

Durante las últimas semanas no he podido ingresar a internet debido a problemas de salud, mucho trabajo acumulado y sobre todo, el disco duro de mi maquina se “murió”, por lo que perdí mucha información personal y de trabajo. 

Entre la información personal que perdí, se encontraba el borrador del post referente a Lucas 1:1-4 que había preparado. 

Debo decir que este tiempo de para, me ha hecho pensar en el futuro de este Blog.  Yo comencé con una idea del mismo, sin embargo, termine haciendo algo diferente, yo buscaba usar esta blog como una exposición versículo por versículo de la biblia, es por ello del nombre del site: “Tras sus pisadas”, sin embargo termine “copiando” artículos, de otros lugares, en vez crear mis propias entradas, y si bien es cierto, muchas de esas entradas han sido de bendición para otros, creo que debería de regresar a la ruta que inicialmente había definido. 

No dejaré de colocar post de otros lugares, muchos son muy buenos y como lo hago siempre citare la fuente de la misma, pero buscare que el material principal de esta bitácora, sean mis propios pensamientos. 

Espero, Dios mediante, estar regresando para principio de Diciembre con el post de Lucas 1:1-4 y de ahí semana tras semana continuaré en ese viaje que deseo emprender junto a ti. 

Oscar