¡Si pudiese oír a Cristo orando por mi!

Por Josemar Bessa

“Es un pensamiento consolador saber que Cristo está orando por nosotros, incluso cuando somos negligentes en nuestra vida de oración; que está presentando al Padre aquellas necesidades espirituales que no estaban presentes en nuestra mente y que a menudo olvidamos incluir en nuestras oraciones; y que ora por nuestra protección en contra de peligros de los que no estamos conscientes, y en contra de enemigos que nos amenazan, aun cuando nosotros no nos demos cuenta. Está orando para que nuestra fe no cese y que salgamos al final vencedores.” (Louis Berkhoff

“Si pudiera oír a Cristo orando por mí en la sala de al lado, no tendría miedo de un millón de enemigos. Sin embargo, la distancia no hace la diferencia. Él está orando por mí.” (Robert Murray M’Cheyne)

¿Esta verdad no debería de llevarnos al seno del Salvador y en Él reclinar nuestras cabezas, como hizo el apóstol Juan? Cristo esta mas comprometido con sus ovejas que sus ovejas con Él, y esto es para vergüenza nuestra. No podemos dormir como los discípulos en Getsemaní, sin embargo Él está orando, podemos descansar. Él ora mientras dormimos.

Su intercesión es incesante, fervorosa, apasionada, calurosa y con resultados delante del Padre. En favor nuestro su oración calibra el corazón rebelde y lo lleva a contrición, el hace fluir una diaria renovación en medio de este árido desierto del mundo caído.

“Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;  mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;  por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.“ Hebreos 7:23-25

“¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.”  Romanos 8:34

———————————————————————————–

Articulo tomado del Blog Fides Reformata del Pastor Josemar Bessa

Santidad de J.C.Ryle, Capitulo 7: Certeza

Por: J.C. Ryle

“Yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, Juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman Su venida” (2 Tim. 4:6-8).

Aquí vemos al apóstol Pablo mirando en tres dimensiones: Hacia abajo, hacia atrás, hacia adelante –hacia abajo, a la tumba; hacia atrás, su propio ministerio; hacia adelante, ¡por el gran día, el día del juicio! Seguir leyendo “Santidad de J.C.Ryle, Capitulo 7: Certeza”