¿Te Casaste con la Persona Equivocada?

Por Tim Challies

Hace poco Stephen Altrogge escribió un pequeño artículo que titula Así que piensas que te has casado con la persona equivocada y hoy me gustaría añadir una cosa a la discusión. El artículo de Stephen se dirige a un tema siempre pertinente. Es un tema que es aplicable a los casados que algún día despiertan y se preguntas: ¿me casé con la persona equivocada? De hecho, creo que la mayoría de los casados se preguntan eso en un momento u otro. Puede que no sea una pregunta llena de angustia y arrepentimiento verdadero, pero que pueden persistir en la parte posterior de su mente.

En esos momentos, usted puede encontrar una gran comodidad en esta simple realidad: le garantizo que se ha casado con la persona equivocada. Todos nos casamos con la persona equivocada. Tal vez debería decir así: todos nos casamos con la persona “equivocada”. Todos nos casamos con una persona que peca contra nosotros, que a veces nos exaspera ayudándonos a adorar a nuestros ídolos y otras veces nos irrita al romperlo en pedazos. Todos nos casamos con una persona que tiene mal aliento y manchas físicas y mal humor. Todos nos casamos con una persona que aparentemente es incompatible con nosotros en todo tipo de niveles. Para citar a Stephen, “El marido es simple, la mujer es complicada. La mujer es conversadora, el marido está en silencio. El marido está siempre a tiempo, la mujer vive más en el momento. La mujer es social, el marido es un hombre casero.”

Las diferencias pueden ir mucho más profundas que eso. Las diferencias se pueden extender desde el lecho matrimonial hasta el santuario de la iglesia, de la forma en que hacemos el amor hasta la forma de adoración, y por todas partes.

Stephen se dirige a Paul David Tripp, que ofrece algunos consejos valiosos y bíblicos:

Dios está en control, no sólo de los lugares en que viven, sino también de las influencias que le han formado como persona. No sólo ha escrito la historia de usted y su cónyuge, y determinó que sus historias se entrecruzan, sino que ha controlado todas las cosas que los han hecho diferentes el uno del otro.

A medida que lucha, no hay que ver el matrimonio como una mala suerte o mala planificación, o un desastre que usted ha hecho por sí mismo. No, Dios está justo en el medio de su lucha. Él no está sorprendido por lo que usted se enfrenta hoy en día. El tiene algo en mente. ( ¿Qué Esperabas? , pgs. 213-214)

Este es el consuelo en la soberanía de Dios, que Dios ha ordenado todas las cosas y que significa que obran en ya través de usted. Su matrimonio con esta persona en este momento cae bien dentro del alcance de su plan soberano. Dios simplemente no le permitirá albergar pensamientos de arrepentimiento o de escape.

Pero esto es lo que tenemos que ver: lo malo de nuestra pareja es una de las grandes influencias formativas de nosotros. La maldad y las aparentes incompatibilidades son las mismas cosas que Dios utiliza para moldearnos y darnos forma a nosotros. Unos años más en el camino usted va a recordar todo aquello incorrecto, todo lo que declaró estar equivocado acerca de su esposo u esposa, y encontrará que Dios no se equivocó en absoluto. Él sabía exactamente lo que necesitaba.

Lo que he encontrado es que muchas veces, cuando alguien teme que se ha casado con la persona equivocada, o cuando teme que esté a punto de casarse con la persona equivocada, él está observando las diferencias entre él y la otra persona y lamentando que esta otra persona no es como él. El puede describir la personalidad o preferencias o pasiones de ella, pero lo que realmente está haciendo es mostrando que quiere esta mujer, esta esposa potencial, que sea más como él. Si tan solo ella fuese… yo! Muchos hombres, muchas mujeres, en verdad quieren casarse con una imagen de sí mismos. Y ¿por qué no? Usted tiende a escoger sus preferencias, como sus ídolos, como a sus gustos.

Pero pregunte a cualquier persona casada lo que sería su vida si él se hubiera casado con alguien que era igual que ella y verá la locura de eso. Su forma de ser platicadora era el antídoto a su naturaleza callada, alentándolo a platicar, llenando la casa con palabras piadosas. Su libertad sexual era justo lo que necesitaba para liberar sus miedos y enseñarle la manera de expresar el amor en una forma totalmente nueva. Su tardanza constante le enseñó a ser paciente y le mostró que ella no se tardó porque era egoísta, sino porque le importaba, igual que Jesús cuando llegó “demasiado tarde” para salvar a su amigo Lázaro. De todas estas maneras y muchas más, Dios usa la incompatibilidad para producir piedad. Estas diferencias son verdaderamente gloriosas y los medios por los cuales Dios nos ayuda a hacer morir nuestro propio pecado.

Así que ¿te casaste con la persona equivocada? Sí lo hizo. Acéptelo y agradezca a Dios por ello. Su maldad es justa a los ojos de Dios.

(Nota: Obviamente hay algunas excepciones, tales matrimonios que se encuentran físicamente abusivos. Esos casos aún están bajo la soberanía de Dios, por supuesto, pero requieren de gran cuidado y gran sabiduría..)

——————————————————————

Tomado del Blog Evangelio Según Jesucristo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s