El hombre como MARIDO

  • el-hombre-de-jengibreEste es el primero de dos artículos que he traducido del Rev. Brian Abshire sobre el Rol del Hombre y la Mujer dentro del Matrimonio y la Familia. Se que muchas de las cosas que se dirán aquí, “sacara roncha”, pero no me disculpo por ello, es lo que creo y lo que Dios enseña en su palabra Si tu que eres casado y padre de familia, ¿cumples tu rol a cabalidad?

———————————-

  • Dios pretende que la mayoría de los hombres se case: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” (Gen 2:18)
  • El hombre debe “pegarse” a su esposa, olvidándose de cualquier otra mujer “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”  (Gen 2.24).
  • El MARIDO debe de ser “cabeza” de su esposa, proveyendo liderazgo y asumiendo la responsabilidad por la dirección de toda su familia: “…porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, …Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.” (Ef. 5:19-24)
  • El MARIDO debe amar sacrificialmente a su esposa, estando dispuesto a abdicar de todos sus intereses en favor de la santidad de ella: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Ef 5.25).
  • El MARIDO debe amar y cuidar de su esposa: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos.” (Ef. 5.28).
  • El MARIDO debe de ser comprensible y gentil con su esposa: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil” (1Pe 3.7).
  • El MARIDO debe de conceder a sus esposas total honra como “co-herederas” en Cristo: “…como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (1Pe 3.7).
  • El MARIDO tiene el deber de tener intimidad sexual con su esposa: “El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.” (1Co 7.3-5)

El Hombre como PADRE

  • El hombre debe (hasta donde Dios le de gracia), tener hijos, produciendo así una simiente santa: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” (Gen 1.28)
  • El hombre tiene el deber principal en la disciplina de los hijos: “Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos.” (He 12.9; Dt 6.6ss; Ef. 6.4)
  • El hombre no debe de exasperar o frustras a sus hijos siendo arbitrario, inconsciente o injusto en su liderazgo. “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Ef. 6.4)

El Hombre como LIDER ESPIRITUAL

  • El hombre tiene como su principal responsabilidad la santificación de su esposa: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Ef. 25-27)
  • Los hombres tienen la responsabilidad de la educación cristiana de los hijos: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes…” (Dt 6.6ss)
  • El hombre tiene la responsabilidad de ejercer liderazgo en la iglesia: “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” (1 Co 14.34-35)

Pensamientos Finales

El hombre fue creado a imagen de Dios para reflejar su gloria, honra y dominio. Porque los hombres pecadores están en rebelión contra Dios, ellos no pueden sino atacar su imagen especialmente en términos de lo que significa ser un hombre.

En el mundo moderno, tal vez no exista doctrina mas ofensiva el día de hoy (además de aquellas en donde se muestra que Jesús es el único camino a Dios) de que el deber de las esposas de respetar, honrar y someterse al liderazgo de sus maridos.

Sin embargo, nunca entreguemos al adversario munición alguna, al no esforzarnos en ser un líder piadoso, amoroso y abnegado para el hogar. No solamente ello desarmara los ataques contra la verdad de la palabra de Dios, sino que también nos asegurara que nuestros hogares sean pacíficos, gratificantes y alegres para todos los miembros de la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s