Los Diez Mandamientos, Manual para la vida cristiana

image Hace un tiempo compre el libro “Los Diez Mandamientos, Manual para la vida cristiana” de J. Douma, y lamentablemente quedo relegado por no contar con el tiempo suficiente para leerlo. Bueno, el día de hoy comencé y me he propuesto hacerlo en una plazo de tres meses desde hoy. He leído el prologo (24 paginas) y he quedado sumamente impactado. 

 

Quiero copiar algunos párrafos de lo leído hasta el día de hoy. Disfrútenlo.

 

No son los mandamientos de un déspota que dicta su ley en el sentido de “obedezcan y callen”, porque son los mandamientos de Yahvé el Liberador, que quiere que su pueblo permanezca libre. Primero se da el éxodo hacia la libertad, luego la ley. Aquí se funden la libertad y sus límites. Para poder crecer, el pez esta limitado a vivir en el agua, su elemento. Así también, las personas son libres como el pez en el agua y el pájaro en el aire, solo cuando escuchan la ley de Dios. En su epístola, Santiago describe a la ley como una ley de libertad (Stg. 1:25).

En ese contexto, deberíamos mencionar Deuteronomio 6:20-25 como un pasaje muy pertinente. En generaciones posteriores, cuándo un hijo le preguntaba a su padre, “¿Qué significaban los mandamientos, preceptos y normas que el Señor nuestro Dios mando?” el padre tenia que contar primero la historia de la liberación de Israel de Egipto, antes de llegar a los mandamientos mismos. El propósito de cumplir con estos mandamientos es suficientemente claro: “El Señor nuestro Dios nos mandó temerle y obedecer estos preceptos, para que siempre nos vaya bien y sigamos con vida” (Dt. 6:20-25). Al que cumpla la ley, todo le irá bien. Éste es el tema que se repite (Dt 4:40; 10:13; 12:28 para mencionar unas pocas referencias). Como alguien ha dicho, la ley es la melodía cuyas notas consisten en una vida gozosa delante de Dios….Hablando en forma metaforiza, no es el trueno sino el rocío lo que mejor caracteriza a la ley dada en Horeb. Al frente de la ley no marcha su rigor, sino su preocupación por impedir que el que ha sido liberado regrese a la esclavitud”. (pag. 14)

 

…debemos de ver con claridad que el Dios que se anuncia como Legislador, lo hace como nuestro Salvador en Cristo en forma más explicita que bajo el antiguo pacto. Invocando las misericordias de Dios, Pablo nos invita a que presentemos nuestras vidas a Dios como sacrificio santo (Ro 12:1): Hemos sido escogidos con el fin de que podamos vivir en forma santa y sin tacha delante de Dios (Ef 1:4). Dios nos ha creado en Cristo para hacer buenas obras, que ha preparado de antemano para que andemos en ellas (Ef 2:10). Primero está el evangelio, luego la ley. El pueblo debe mantenerse firme en su libertad y no permitir ser esclavizado de nuevo (Ga 5:1). Debemos decir adiós a la visa vieja, pecaminosa y no permitir que nos seduzca los deseos de otro tiempo cuando no sabíamos como era todo. Porque así como Aquel que nos llamó es santo, así también nosotros debemos ser santos en todo lo que hagamos, como dice Pedro, recurriendo al versículo del Antiguo Testamento: “Sean santos, porque yo soy santo” (1 Pe 1:15-16).

Esa condición de vida también contrasta con la forma mundana de la que hemos sido liberados. Debemos ser irreprochables y sin mancha, hijos que viven sin faltas en medio de una generación deshonesta y perversa, y debemos ser estrellas brillantes en el mundo (tenebroso) (Fil 2:15). La liberación de Egipto, y de cualquier otra tierra de esclavitud a cualquier pecado, exige una antítesis visible de en estilo de vida entre el entonces y el ahora.”  (pag. 17)

———————————

J. Douma es profesor de ética en la Universidad Teológica de Kampen (Países Bajos) y ha escrito más de una veintena de libros en cuanto a la pertinencia de la Escritura respecto a los problemas morales contemporáneos.

Los Diez Mandamiento, Manual para la vida Cristiana, J.Douma; Libros Desafíos.

Anuncios

2 comentarios en “Los Diez Mandamientos, Manual para la vida cristiana

    1. Buenas tardes Ronald. Antes que nada agradecerte por visitar mi Blog, aunque hace un tiempo que no he postado nada debido a problemas personales por los que estoy atravesando. Dios es bueno, y todo está bajo su control.

      Con referencia a tu consulta, no creo que tengas problema en adquirirlo en cualquier librería evangélica, ya que es un libro que se comercializa con relativa facilidad. Yo soy peruano y lo adquirí en la Librería “El Inca” (Lima) que acostumbra a tener dicho libro en sus estantes.

      Que el Señor te siga bendiciendo.

      Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s