La Vida del Creyente

La vida, el corazón y la llave maestra del carácter del soldado cristiano, es la fe especial en la persona, la obra y el oficio de nuestro Señor Jesucristo.

El creyente, mediante la fe, ve un Salvador invisible que lo amo y se entrego a Si mismo por él, que pago toda su deuda, que llevo sobre Si mismo sus pecados, que borro sus transgresiones, que resucito de entre los muertos por su causa, y que ahora intercede por él en el cielo, como su abogado, a la derecha de Dios Padre. Él ve a Jesús y se pega a él, contemplando de esta forma al Salvador y confiando en Él, el creyente disfruta de paz y esperanza, y combate voluntariamente contra los enemigos de su alma.

El creyente percibe sus innumerables pecados, su corazón débil, un mundo lleno de tentaciones, un diablo siempre activo; y si solo prestare atención a estas cosas, fácilmente se descorazonaría. Sin embargo, también contempla un poderoso Salvador, que por él intercede, un salvador que simpatiza con él. Contempla su sangre, su justicia y su eterno sacerdocio, y sabe que todo ello le pertenece, El ve a Jesús y descansa en Él con todo su peso. Al contemplarlo, el creyente continua luchando animadamente, con la confianza de que será más que vencedor “por medio de aquel que lo amo” (Rom 8:37)

—————————————————–

J.C.Ryle, Santidade, Editora Fiel, Capitulo 4, Página 86

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s