Llévame entonces a la cruz y déjame ahí

Calvario En una de mis tantas caminatas que realizo aproveche en escuchar unos programas que había bajado. En uno de ellos mencionaron una cita del libro “El valle de la visión”, que es un libro de oraciones de los Puritanos, el cual me impacto mucho por la profundidad del mismo, por lo que lo transcribo para ustedes:

“ Señor, soy una cascara llena de polvo pero animada por un alma invisible, irracional, y renacido por el invisible poder de la gracia. Y no soy ningún objeto de alto precio, sino quien no tiene nada, ni es nada; aunque he sido elegido por ti desde la eternidad, entregado a Cristo y nacido de nuevo. Estoy profundamente convencido del mal y la miseria de mi estado de pecado, de la vanidad de las criaturas, pero también de la suficiencia de Cristo. Cuando tú me guías, quiero controlarme yo mismo. Cuando tú debes de ser soberano, quiero gobernarme solo. Cuando tu cuidas de mí, me creo suficiente. Cuando debo depender de lo que me das, recurro a lo mío. Cuando debo someterme a tu providencia, sigo mi voluntad. Cuando debo estudiar, amar, honrar y confiar en ti; me sirvo a mí mismo. Fracaso y corrijo tus leyes para que se adapten a mí, en vez de yo a ti. Busco la aprobación humana y soy por naturaleza un idolatra. Señor es mi diseño principal devolverte mi corazón a ti. Convénceme de que yo no puedo ser mi propio dios, ni hacer feliz a mi propia vida; ni ser mi propio Cristo para restaurar mi alegría. Ni ser mi propio espíritu para enseñar, guiar y gobernarme. Ayúdame padre a ver que la gracia hace todo eso por medio de la aflicción providencial. Por que cuando mi crédito es mi dios, tú me humillas; cuando las riquezas son mi ídolo, tú haces que vuelen; cuando un placer es mi todo, tu lo cambias en amargura. Quítame mi ojo aventurero, mi oído curioso, mi apetito codicioso, mi corazón lascivo. Muéstrame que ninguna de estas cosas pueden sanar una conciencia herida o sostener una estructura que se derrumba, o retener un espíritu que se va. Llévame entonces a la cruz y déjame ahí.”

Anuncios

3 comentarios en “Llévame entonces a la cruz y déjame ahí

    1. Hola Jenny, recuerdo cuando lo escuche en mi caminata…quede maravillado. Me encanto.

      Gracias por pasar por aquí. Espero volverte a ver.

      Que Dios te siga bendiciendo.

      Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s