El Credo Apostólico

2703079462_df944dbb8b_1oLa palabra castellana “credo” tiene sus raíces en la palabra latina credo, que Significa “yo creo.” En el lenguaje de la iglesia, un credo es una afirmación de lo que se cree. 

Los apóstoles no escribieron el credo que lleva su nombre. Se desarrollo mucho después de sus muertes, pasando a través de varias etapas y desarrollándose gradualmente en su forma presente. Se llama el “Creo Apostólico” porque establece la creencia central de los apóstoles. 

El credo fue desarrollado de una cantidad de afirmaciones encontradas en el Nuevo Testamento y algunos de ellos fueron usados en la Predicación Pública, Bautismo, Instrucción Catequética y adoración antes de ser reunidos en una sola afirmación de credo. Ejemplos de estas afirmaciones de credo incluye:

  • “…Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios” (Hechos 8:37).
  • “…Si confiesas con tu boca (que) Jesús es Señor, y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de los muertos, serás salvo” (Rom 10:9).
  • “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo” (1Tim 2:5-6 NVI).
  • “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijos y del Espíritu Santo” (Mat 28: 19 NVI)

 Otras afirmaciones de credo se encuentran en los pasajes como (1Cor 15:3-4; Fil 2:10-11; 1Tim 3:16; 2Tim 2:8; 1Juan 5:1; 1Cor 8:6; 1Tim 6:13-14; 2Cor 13:14; Ef 4:4-5). 

Según el Dr. Roberto Kolb, el texto del Credo Apostólico adquirió la presente forma en el siglo octavo. Representó una revisión final del antiguo Credo Romano, que fue usado primero en el Oeste a comienzos del siglo tercero. 

Latourette afirma igualmente que: “La presente forma de lo que conocemos como el Credo Apostólico probablemente no existió antes del sexto siglo. Sin embargo, el corazón del credo tiene un origen mucho más temprano. Puede trazarse a una fórmula desarrollada en Oriente, pero es más probable que tuviera sus inicios en Roma. Una forma breve, conocida como el Credo Romano, fue usado en la Iglesia de Roma al menos hacia el cuarto siglo.”

El presente texto del Credo Apostólico difícilmente puede ser atribuido a un solo autor. Así tampoco ningún concilio o grupo de individuos han sido identificados con su autoría. 

En un principio el credo fue una confesión bautismal. Más tarde llegó a ser una declaración de fe en Cristo – “Jesús es el Hijo de Dios.” También llegó a ser una apología, una defensa de fe en Cristo. Etapas posteriores se lo vio refutar nociones heréticas y ser una herramienta para las enseñanzas cristológicas. El Primer Artículo del credo describe a Dios el Padre como todopoderoso, el Creador, Proveedor y Sustentador de todas las cosas. 

El Segundo Artículo describe a Jesucristo como el Hijo encarnado de Dios, concebido por el Espíritu Santo. El sufrió, murió, fue sepultado, al tercer día resucitó de los muertos y ascendió a los cielos. 

El Tercer Artículo describe al Espíritu Santo, el estado de la Iglesia como santa, el perdón de pecados, la resurrección de todos los creyentes y el don de la vida eterna a través de los sufrimientos de Cristo que justifican. 

El Credo de los Apóstoles es de gran significado porque nos da la idea de un Dios manifestado en tres diferentes Personas – la Trinidad. Para los cristianos, el credo es una verdadera confesión, enseñanza y fe apostólica. Nos da el conocimiento de creación, redención y santificación, y el don de la vida eterna. 

EL SÍMBOLO APOSTÓLICO

Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. 

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la Diestra de Dios Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. 

Creo en el Espíritu Santo; la Santa Iglesia católica, la comunión de los santos; el perdón de los pecados; la resurrección de los muertos; y la vida eterna. Amén.

About these ads

Acerca de OscarTC

Fui conocido, predestinado, llamado, justificado y seré glorificado para la Gloria de Dios y todo esto por que Dios lo quiso. A Él sea la Gloria. Ver todas las entradas de OscarTC

2 responses to “El Credo Apostólico

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: